ALZHEIMER – CORONAVIRUS ¿COMO LIDIAR CON PROBLEMAS CONDUCTUALES Y EMOCIONALES?

COVID, POST CUARENTENA: DESAFÍOS Y SALUD MENTAL. ¿Te estás preparando?
agosto 25, 2020
ABUSO, MALTRATO EN LA VEJEZ. ¿ERES MALTRATADOR O MALTRATADO?
agosto 25, 2020
Mostrar Todo

ALZHEIMER – CORONAVIRUS ¿COMO LIDIAR CON PROBLEMAS CONDUCTUALES Y EMOCIONALES?

Me consultan familiares, cuidadores, ¿Qué hacer? para controlar conductas perturbadoras, cambios emocionales, de personas con Alzheimer u otra demencia.Piden recetas para ‘tranquilizarlos’… pero, la verdad, ¡¡no todo son pastillas!!

El COVID ha puesto de manifiesto: la vulnerabilidad de aquellos adultos mayores viviendo con enfermedades no trasmisibles como la demencia; el ageismo expresado de diferentes maneras en las estructuras sociales e institucionales; y en este caso el desconocimiento que hay sobre la enfermedad.

Sabemos que la demencia como tal no produce COVID-19, sin embargo, las conductas inapropiadas de estas personas pueden incrementar el riesgo de contagio. Por ejemplo, pueden olvidarse lavarse las manos; ‘escaparse’ y salir a la calle sin protección; abrir la puerta sin considerar los riesgos del visitante; irritarse, llorar y exigir salir a la calle… y bueno ’ya le expliqué de los riesgos, pero igual quiere salir’. 

¿QUE HACER? PAUTAS.

• Si de un momento a otro, la persona portadora del mal se torna confundida, agitada, grita, insulta, desconoce, se desorienta, se quiere desvestir, es decir “está peor que antes” y esto sucede bruscamente, lo primero es descartar que tengan una condición médica subyacente, llámese neumonía, infección urinaria, deshidratación, diabetes descompensada, etc. Recordar que ya ellos no se pueden expresar con claridad, no encuentran palabras para decir lo que sienten, quieren, piensan. Estas manifestaciones bruscas señalan la urgencia de llevar a la persona a la Emergencia de un centro de salud. 

• Saber, entender, aceptar, que la persona con Alzheimer se olvida lo reciente, aunque recuerde aún bien el pasado. No recuerdan lo que acaban de escuchar, decir, leer, pero cantan muy bien una canción de su época, y eso nos puede confundir. ‘Le dije que no abriera la puerta, que me llame, aunque sea un familiar y zas!  abre la puerta’… de quien es la responsabilidad? ¿Puedo llamarle la atención? Somos nosotros los que tenemos que anticiparnos y reforzar esa puerta para que no la pueda abrir convencionalmente u optar por otra estrategia. No confrontarlos ni maltratarlos con ‘pero si te he dicho’, ‘como, ¿no te acuerdas?’ ‘cuantas veces te tengo que repetir las cosas…!’

• Ellos no comprenden bien o simplemente ya no entienden. Entonces no debo de esperar que por ejemplo, entienda la importancia del lavado de manos constante y bien hecho. Dependiendo del estadio de la enfermedad tendremos que estar atentos y supervisar o nosotros invitarlos a lavarse o lavarles las manos. Prohibido insultar, cuestionar…’que sucia… cómo es posible…’. Ayudar con carteles de advertencia dentro de casa, forma de lavarse las manos, y disponer lo necesario.

• El cambio de rutinas los altera. Ya no pueden salir al parque, a ejercitar. Eso les genera ansiedad, tristeza y hasta agresividad. No entenderán la razón de la limitación… Conocer bien su personalidad, gustos y preferencia ayudará a que preparemos actividades a realizar, múltiples y variadas considerando que su atención se agota rápido.

• La presión, los gritos, amenazas, malas actitudes, los cambios de ambiente, de rutina, de cuidadores, los descomponen y pueden llevarlos a que tengan conductas agresivas o se pongan tristes y lloren. También puede ser que lloren o entristezcan, producto de la propia enfermedad. Piden ir ‘a su casa’ (desconocen la actual) o a ‘visitar a su mamá’. A ellos no se les puede confrontar. Hay que cambiarles el foco de atención a otra cosa que les interese. También podemos decir que saldremos más tarde.

• Los medicamentos para controlar las conductas pueden usarse si se han corregido factores ambientales, enfermedades subyacentes; estos deben de ser prescritos por el médico especialista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *